CCOO de Campsa Red | 24 de julio de 2024

Banner

El reto de un cambio de cultura: Psicología Positiva en la empresa, beneficio para todos.

  • La Psicología Positiva, basada en la evidencia que da la investigación científica, trata de encontrar y fomentar las características del funcionamiento humano óptimo, lo positivo, en definitiva de todos aquellos aspectos que hacen que la vida merezca la pena
  • Un trabajador que sabe de psicología positiva y la aplica en su día a día, en su entorno laboral, es un trabajador capaz de levantarse en la adversidad, capaz de crear y perseguir metas, capaz de crear relaciones mejores con los compañeros. Una organización que fomenta y lidera estrategias de psicología positiva en los lugares de trabajo, sabe que en poco tiempo tendrá un aumento en los beneficios y productividad de la empresa.

En los lugares de trabajo la psicología positiva está asociada con aumentos en la productividad y en la implicación de los trabajadores, motivos suficientes para que las empresas lideraran estratégicamente este cambio de cultura en las relaciones que se dan entre las personas que la forman, un cambio por modelos de gestión positiva que profundicen e implementen mejoras de manera que se contagien estrategias positivas en la organización.

01/06/2017.
Psicología Positiva

Psicología Positiva

La Psicología Positiva, basada en la evidencia que da la investigación científica, trata de encontrar y fomentar las características del funcionamiento humano óptimo, lo positivo, en definitiva de todos aquellos aspectos que hacen que la vida merezca la pena.

Su objetivo es encontrar fortalezas y virtudes humanas como la felicidad, esperanza, perseverancia, amabilidad, etc, con el objetivo de aumentar la felicidad y el bienestar impulsando todos los recursos positivos que se dan en las personas, además como es el entorno del que hablamos, los que se den en el ámbito de la empresa.

Todas las personas que forman parte de la empresa tendrían que ser parte activa en este proceso de búsqueda de la felicidad y bienestar, y en gran parte depende de nosotros, no debe ser fruto de la casualidad, sino de todo un proceso de creación del que formamos de manera activa.

En los lugares de trabajo la psicología positiva está asociada con aumentos en la productividad y en la implicación de los trabajadores, motivos suficientes para que las empresas lideraran estratégicamente este cambio de cultura en las relaciones que se dan entre las personas que la forman, un cambio por modelos de gestión positiva que profundicen e implementen mejoras de manera que se contagien estrategias positivas en la organización. Estos efectos además son duraderos a largo plazo, en contraposición a una cultura contraria y tradicional en señalar sólo lo negativo, y que se centra en el castigo bajo la amenaza de sanciones y amonestaciones, cuyos efectos pueden ser efectivos a corto plazo, pero progresivamente dejan de surtir efectos a largo plazo, con el añadido de que además genera ansiedad asociada respecto a la conducta castigada y a la situación en que se produce, y sobre todo, porque tiene efectos contraproducentes a los objetivos de la empresa para conseguir un aumento de la productividad y beneficios de la misma.

Además, otra consecuencia directa es que los trabajadores se muestran más satisfechos y el clima laboral es mejor, por lo que finalmente el beneficio es mutuo tanto para la empresa como trabajadores.

Para poner en práctica la Psicología Positiva en el entorno laboral, habría que aplicar entre otras una serie de estrategias que ayudaran en esa búsqueda del bienestar en el trabajo.

Por parte de la organización de la empresa:

  • Empezando por los superiores, los jefes, la idea es mostrar gratitud, mensajes de agradecimiento en emails, comunicaciones, reuniones, destacando y empezando siempre por lo positivo que se haya dado en el trabajo. Esto es contagioso en el resto de trabajadores y el entorno positivo se irá creando por sí solo.
  • Hacer sentir a los trabajadores que sus opiniones importan, fomentar una comunicación continua y directa que de confianza a los trabajadores y perciban que se les reconoce las ideas nuevas y creativas que puedan trasladarse.
  • Crear talleres, actividades, formación con el objetivo último de explicar y enseñar las bases para ejercitar de manera activa una psicología positiva en todas las personas que forman la empresa.
  • Fomentar el vínculo laboral entre las personas de nuestro entorno de trabajo, conocer a los compañeros de trabajo, interés por sus familias, progresos, intereses….., lo cual ayudará a desarrollar actitudes positivas.

A nivel individual y personal de cada uno de los trabajadores que forman parte de la empresa:

  • Poner en práctica el optimismo en contraposición al pesimismo, en muchas situaciones que se dan en el día a día, y que depende más de cómo lo percibamos que del hecho en sí. Pensar en positivo, dejar de centrarse en las situaciones que se dan negativas durante el día, como suele suceder, y cambiar esta fijación por todas las situaciones positivas que igualmente pueden darse durante la jornada de trabajo.
  • No esperar que las cosas lleguen de manera casual, percibir el control sobre nuestros logros, planificando nuestros objetivos sabiendo lo que hay que hacer para ello. Esto poco a poco nos hará sentirnos más capaces.
  • Estar atentos y apreciar todos aquellos pequeños y buenos momentos que suelen pasar desapercibidos durante el día, de manera que un día normal pase a ser un día positivo.

Un trabajador que sabe de psicología positiva y la aplica en su día a día, en su entorno laboral, es un trabajador capaz de levantarse en la adversidad, capaz de crear y perseguir metas, capaz de crear relaciones mejores con los compañeros. Una organización que fomenta y lidera estrategias de psicología positiva en los lugares de trabajo, sabe que en poco tiempo tendrá un aumento en los beneficios y productividad de la empresa.